Presente del pasado

Tú no puedes comprar mi dolor. Eres una flor que dispara, Una nube de ácido sobre mis pensamientos, El viento a destiempo. Vendo tristezas, miserias y llantos. Vendo mi pasado contigo. Tú no puedes comprar el dolor, Ya lo pago yo.

No me olvides

Porque yo, Intento olvidarte, lo intento… Pero sé que serán los próximos besos que dé, los que seguirán buscándote. Que las siguientes lágrimas que derrame, hace ya tiempo que llevan tu nombre. Que las caricias que no te he dado, ariscas se están volviendo. Recuérdame, te lo pido, porque es lo única forma de permanecer…

Retrato 31173

Hecho de luna escurridiza pintada sobre un bello lienzo desgastado y salpicado de purpurina de todos los colores. Vistes de luz sonrisas nocturnas, Repartidor de carcajadas valientes, Soñador de melodías y Pintor de sueños infinitos. Siembras de paz los tormentos ajenos y Riegas de amor resecas heridas pasadas. De no existir, sin duda, te habría…

Solo eso

Eres la arenisca que, entre mis manos, se escapa al romperse el viejo reloj de arena que siempre iba a destiempo. Y yo, solo, siento la suavidad de tu tacto, cómo me impregna y caes. Caes al suelo dibujando un nuevo universo de imposibles posibilidades. Y tú, solo, acabas siendo ese dibujo que deseé siempre…

Sin ti

No quiero perderme ninguna de tus sonrisas, Ni tampoco, dejar de consolar ninguna de tus penas. No quiero perderme nada de ti, Porque acabaría, sin ti, perdida. Mi regalo…¡¡Feliz día!!

Mundos

La improvisación, la sorpresa y la frescura descarada de la verdad como lema. El valor de deleitarse en el delirio de sus propias desdichas. Ése, su mundo. El mío, la fascinación por él.

Nunca que es siempre

Corrí, me paré, di vueltas en círculo y medias vueltas, quizás demasiadas pero, siempre, quise llegar hasta aquí. Sé que volveré a correr, a pararme, a girar y a girar, pero, por favor, no dejes que me vaya nunca.